La suspensión de la incredulidad en la Magia

By  |  1 Comment

El mago de Oz

La suspensión de la incredulidad es un termino filosófico creado para describir el efecto generado por una buena historia, siendo propio de la literatura, cine, teatro, ilusionismo y otras ramas del arte.

Este concepto explica nuestra habilidad de inhabilitar la lógica de nuestras creencias y conocimientos racionales en el justo espacio de tiempo en que la expresión artística está siendo gestada. Lo hacemos para recibir como real la fantasía.

Como un contracto que aceptamos entre nosotros y el cuento, entra en vigor cuando nos sentamos en la butaca del teatro o abrimos una novela, nuestra percepción de la realidad es desafiada. Esto es la esencia del asombro, que nos conecta con nuestra niñez, esa etapa en la cual había menos conceptos y menos juicio, donde recibíamos todo con encanto y fantasía.

El ser humano tiene el mal habito de categorizar todo, etiquetar todos los sentimientos y pensamientos que se le cruzan, esta curiosa capacidad en nuestro afán de entender todo o tener todo bajo control, acaba por opacar el encanto y la fantasía. Por eso creo en la magia, que corta de raíz con todo raciocinio y da unos segundos de vida a nuestras ilusiones.

La suspensión de la incredulidad en la magia

La magia es ilusionar y la suspensión de la incredulidad es el permiso de la audiencia para que funcione, haciendo parecer que algo sea real cuando sabemos que no lo es.

A diferencia con otras ramas del arte, como la literatura, la suspensión de la incredulidad en la magia funciona con otra mecánica. En la literatura por ejemplo, cuando sabemos que estamos ante un relato fantástico, optamos voluntariamente por adentrarnos en los vericuetos de la imaginación y sumergirnos en la verosimilitud de lo más fantástico.

En cambio la mecánica de la magia es diferente, la suspensión de la incredulidad invade involuntariamente nuestros sentidos cuando ellos son totalmente engañados, lo que hace que un truco de magia bien ejecutado sea una experiencia única e intensamente vivida.

No es necesario aceptar que el hombre con una varita hace milagros para poder apreciar el show, si estás ante un buen mago, la magia vendrá sola y la suspensión de la incredulidad también, sin importar cuan racional seas, tu atención inevitablemente será arrastrada por los todos rincones que el ilusionista pretenda.

La magia, más allá de los gustos de cada uno, tiene la hermosa cualidad de cautivar nuestra atención casi más que cualquier disciplina. Nos abstrae y nos hace olvidar del mundo en el que vivimos por unos segundos. Que es gran cosa hoy en día.

Nuestra percepción de la realidad está directamente relacionada con el foco de nuestra atención. Solo a lo que prestamos atención parece ser real para nosotros, por otro lado, lo que solemos ignorar -sin tener en cuenta su importancia- parece caer en la insignificancia.

El filosofo norteamericano William James parece haberlo resumido en una sola frase hace más de un siglo:

“Por el momento, a lo que atendemos es la realidad”

La magia justamente se alimenta de nuestra atención para que tome vida, el mago necesita de cierta atención pero no de toda, por eso va manejando los hilos de la misdirection para que en el final concluyamos que hemos visto un milagro.

Se ha dicho que la suspensión de la incredulidad en la magia es involuntaria por que sobrepasa nuestros sentidos, mismo así, ante un truco de magia siempre está el que mira con ojos escépticos e intenta descubrir en 5 minutos lo que un mago lleva una vida estudiando. Es mucho más divertido y más nutritivo para nuestra alma creer en los pequeños milagros y soltarse al mundo de la fantasía por unos minutos, toda un oasis en tiempos donde todo es tensión.

Relacionadas

 

Comments

comments

Comments

comments

1 Comment

  1. Frida

    27 septiembre, 2013 at 4:17 pm

    Me encanta este post, gracias por compartir :D

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>