Qué hacer cuando un truco de magia sale mal?

By  |  4 Comments

Cuando un truco sale malNos ha pasado a todos nosotros, y si no te ha sucedido todavía, te va a pasar también – especialmente si eres un principiante (ni siquiera los profesionales con mayor experiencia son inmunes al fallo).

¿Qué haces cuando un truco que ha sido bien practicado y tienes plena confianza en el, sale groseramente mal delante de una audiencia en vivo?

¿Te pones a gritar y maldecir? ¿Te pones colorado y pides disculpas? ¿Te quejas del público, ya que fue su culpa por distraerte? ¿Te echas a llorar y sales corriendo del escenario? ¡Espero que no! Bueno, en serio, ¿qué haces?

Aquí una serie de consejos útiles sobre ¿Qué hacer cuando un truco sale mal?

¿Por qué el truco salió mal?

  • El tipo de truco
  • El público
  • Tu personalidad y estilo

Todos somos humanos y las cosas pueden salir mal, incluso después de años de desempeño exitoso. Así que cuando algo va mal por una razón técnica como ésta, tienes que pensar rápido y ver si se puede corregir la situación.

Mantén tu ritmo, usando tus técnicas de distracción, guía a la audiencia para ausentar el problema y ver si se puede arreglar. Con un poco de experiencia y de confianza esta se convertirá en una respuesta automática. Si trabajas con confianza, la experiencia luego va a solucionar los problemas y nunca nadie se dará cuenta de que algo estaba mal.

Raras son las situaciones en las que no se puede desorientar al público, siempre tienes tres opciones que puedes probar.
Se recomienda pensar en tus trucos, no tanto como una serie de movimientos, sino como una forma de narración, un evento con un argumento y una conclusión satisfactoria, la sorpresa.

Esto te da la oportunidad, si algo “va mal”, de improvisar un simple nuevo elemento a la historia que puede mantener la narrativa en marcha, o mover en una dirección totalmente diferente – si el error es irrevocable-.

Otra opción es hacer lo que muchos magos llaman jazzing. Básicamente, se trata de reinventar el efecto por completo en el momento, con cualquier movimiento y elementos de la trama que ya están familiarizados. Más bien como un músico de jazz que se está experimentando con una melodía conocida y convertirlo en otra cosa.

Para ello, así como el músico tendrá que tener mucha practica en sus escalas, el mago que quiere ‘jazz’ tiene que haber pasado mucho tiempo perfeccionando todos sus movimientos y técnicas básicas.

La tercera posibilidad es descartar toda la rutina a un lado con una broma y pasar a su siguiente paso, sin demasiado tiempo de pausa. No hay que subestimar este punto. Hubo un famoso mago cómico británico llamado Tommy Cooper, que de esto mismo resultó una forma de arte y obtuvo un gran número de seguidores internacionales y espacios en televisión por décadas a raíz de hacer cómicamente mal su magia, con el eslogan: “Este nunca FUNCIONA ! ” Y entonces, de vez en cuando hacía un truco muy bien aparentando estar atónito por su suerte, sorprendiendo a todo el público.

El tipo de truco

Si estás utilizando un efecto de escenario que se basa enteramente en la funcionalidad de los equipos y que no funciona bien, tienes que despedir a tu asistente de magia o por lo menos decirle unas bonitas palabras. Pero supongo que la mayoría no esta en esa situación.

Por lo tanto, si el truco que estás haciendo es un ‘improvisado’, la mayoría de los consejos dados anteriormente pueden aplicarse para salir de los raspones.

Si se trata de una situación más formal ante un público sentado y el truco es el que se basa en una atmósfera de elegancia y misterio, y de nuevo tu debes tratar de improvisar la coreografía del truco para cubrir el error. En su defecto, sólo tener en el control y pasar a la siguiente ilusión.


El público

Si estás trabajando para un público infantil, entonces puedes tener un enfoque mucho más relajado, hacer un montón de chistes e incluso sacar provecho de un error para ponerte en una actitud payasesca – si no quieres que se rían de ti aunque sea un poco, entonces no deberías trabajar con los niños-. Trabajar con niños la relación con ellos es muy importante. Si tienes una buena relación con ellos, podrás salirte con la tuya si algo no funciona.

Si son niños difíciles o nerviosos. En primer lugar, relájate. Haz una pausa en la rutina, si se puede, literalmente, dar un paso atrás y sonreír. Dí algo como:. “Vosotros sabeis exactamente lo que estoy haciendo, ¿no?. Lo que ocurrirá es que se sentirán inteligentes, se tranquilizarán, con la sensación de superiores. Eso te da mucha distracción para arreglar el truco. A continuación, les sorprenderá! Dale las gracias a ellos y diles que por su inteligencia te ayudan a seguir los pasos correctos.

Tu personalidad y estilo

Esto puede ser crítico a la hora de corregir un error.
Si el mago es muy serio, no va a tener la alternativa de movilizar la atención con el humor.
Si el mago es un bromista de ley, entonces realmente no tiene nada de qué preocuparse. En cierto sentido, nada puede salir mal.
Sugiero siempre sacar provecho de lo espontáneo.

No seas tímido, sigue adelante, pide a tus amigos y colegas cuales son los aspectos tu personalidad que más les gusta y refuerzalos para ganar confianza. Luego, asegúrate de que esas cualidades brillen a través de tu “personaje mágico”. Se lo más natural posible. Así construirás una saludable relación con su audiencia.

Con buena onda y voluntad, más fácil será arreglar un error, sin que nadie note que lo hubo – y si realmente no se puede, está bien porque estás entre ‘amigos’.

Con la experiencia, construirás tu propia manera de arreglar estas situaciones..
Lo principal a recordar es que no lo tomas en serio. Simplemente relajarse, lo mejor de ti y todo irá bien.

Comments

comments

Comments

comments

4 Comments

  1. Martin

    2 noviembre, 2011 at 2:09 pm

    Hola soy principiante , hace poco hice un juego (fuera del universo) por suerte a una sola persona y en vez de quedarme 10 rojas y 10 negras me quedo 11 negras, 9 rojas y una roja mezclada entre las negras, me puse mal y encima es una persona que frecuento ver ¿qué hago ahora?

  2. Xavier Estrella

    20 julio, 2011 at 4:53 am

    siempre me pregunto q hacer cuando falla una rutina de manipulacion? como ahi no hay como corregirla hablando ni nada toncs cm q es mas critica la situacion…!

  3. Natasha Lineros

    19 julio, 2011 at 10:45 am

    Si, hay que tratar de que salga todo lo más natural posible… que en el momento de que haya un fallo sepamos disimular en cierta forma y tomarlo con gracia, como si es parte del “show” que estamos presentando. Esto hace parte del momento.

    Saludos a todos los magos y no magos…

  4. Mago Pollo

    17 julio, 2011 at 2:32 pm

    Estoy de acuerdo en todo lo que decis,salvo que yo le cuento siempre a mis alumnos que los magos no hacemos trucos si no, juegos. A mi personaje(mago pollo) que es medio bobo o se hace el tarado con mucha facilidad no le cuesta nada zafar de eventuales errores como una minima equivocacion o por ejemplo que se le caiga una carta al piso. En ese caso la pateo y digo: se ve que esta no quiere laburar y como mi personaje es medio comico se le permiten ciertos errores y encima la gente se rie. Bueno les mando un abrazo magico y hasta la proxima, MagoPollo.-

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>