Apuntes para la historia de la magia

By  |  2 Comments

La magia ha formado parte de la vida del hombre desde el principio de su existencia de alguna forma u otra. En sus inicios ha sido un aspecto fundamental de lo misterioso y lo religioso y muchos hechos naturales eran considerados magia por el hombre, señal de los dioses.
Como demuestran los grabados antiguos, los brujos y magos la utilizaron para provocar admiración o temor con los fines más diversos, para rogar a los dioses, para someter a sus semejantes y también para causar miedo.Las pruebas de lo que tal vez fue la primera función de magia se hallaron en el Antiguo Egipto. Un papiro expuesto en un museo alemán detalla un acto presentado ante el Faraón en la ciduad de Memphis en que un mago egipcio llamado Dedi realizaba una serie de juegos como la desaparición de guijarros o la decapitación de un ave que sigue caminando.

En la Edad Media se dieron dos fenómenos paralelos. Por un lado, los actores ambulantes, los juglares, comenzaron a recorrer ciudades y a presentar números en que mezclaban canciones satíricas, fábulas, acrobacias y magia de apariciones. Esto sentó las bases de lo que después evolucionó a la organización de los circos.
Por otro lado, en la edad media fue también cuando se dió el advenimiento de la “hechicería” o la “brujería”. El mago más famoso de la época fue Merlín, el consejero del Rey Arturo.

El primer libro que relató importantes conocimientos mágicos fue “El descubrimiento de la brujería” de Reginald Scott, que contenía un gran detalla de conjuros, encantamientos y sanaciones. Si bien se dice que la intención del autor era desenmascarar a los “falsos brujos”, esta obra fue inaccesible para la mayoría y quienes detentaban el poder lo utilizaron para perfeccionar sus artes.

Es recién a partir del siglo XVII donde encontramos los primeros testimonios de magia profesional enfocada a la distracción del público y en los siglos XVIII y XIX, sobre todo a mediados de este último con el nacimiento del Teatro de Variedades o “vodeville”, es que se separa definitivamente lo que es el arte de la magia de lo que es la habilidad para el engaño y la manipulación (carterismo, apuestas de dinero, etc.). La magia deja de estar relacionada con la feria y la charlatanería y comienza a convertirse en una profesión del entretenimiento y la diversión del público.

La verdadera revolución y la consideración de la Magia como Arte, que se utilizaría para divertir y provocar la admiración del espectador, a través de la producción de efectos maravillosos, en apariencia inexplicables, se debe obviamente al artista francés, a quien podemos denominar como el padre de la magia moderna, Robert Houdin, que recorrió Europa y el norte de África. Su profesión de relojero le permitió construir autómatas de excelente funcionalidad y aplicó la electricidad a la magia.
Entre los cambios que Robert Houdin aportó, cabe mencionar: el uso de ropas de calle de color negro sobrio y elegante; la eliminación de las bromas y chistes de mal gusto; un trascendente cambio en la escenografía y presentación de los aparatos; el abandono definitivo del doble fondo y de los elementos que no pudiera examinar el público; transformó al ayudante de payaso en asistente; fue creador de una gran cantidad de juegos, con una personalidad tan fuerte, genial y creativa, que marcó a sus compatriotas; con lo cual nacía la escuela francesa. Fue el autor de varios libros que formaron un tratado no superado hasta el presente siglo y que fuera traducido a varios idiomas.
En la misma época surgió también una escuela austro-húngara con el célebre Carl Compars Hermann y su hermano Alejandro. Hofzinser, a quien podríamos señalar como quien aplicó la espectacularidad y las sutilezas a la magia de cerca y a la cartomagia artística. En Estados Unidos, como resultado de la influencia europea, se destacan ilusionistas como Harry Houdini, uno de los maravillosos artistas del escape, que aplicó sus conocimientos de cerrajero durante su juventud, y una plasticidad corporal para escapar de cuanta cadena y candado le inventaran. Llegó, incluso a sorprender a Scotland Yard, al escapar de una celda por un hecho fortuito.

En el siglo XX podemos decir que se vivió una edad de oro de la magia, hasta los años 30, con teatros que presentaban espectáculos mágicos de un excelente nivel, tanto en la presentación creativa como en lo fascinante y misterioso, de la mano de Thurston, Kellar, Chung Ling Soo, Blackstone, Fu Manchu y otros tantos, que cultivaron el arte de la magia impactante y de las grandes ilusiones. En la magia de salón con monedas y cartas, el encanto y la sutileza caracterizaron a Dai Vernon y Slydini.
Pero en los años 50 y 60 se produjo la declinación del arte de la magia. El nacimiento de un entretenimiento masivo a gran escala como la televisión tuvo como consecuencia el traslado de la magia, entre otras disciplinas, a los bares nocturnos, cabarets y salones de fiestas.
Si bien a partir de los años 70 la televisión produjo un rebrote de la magia con series dedicadas a la magia de cerca, ideal para la pantalla chica, presentándose magos de gran renombre y producción como Doug Henning, Richiardi, Sigfried & Roy, Tihany, Mark Willson y David Copperfield, el arte mágico ha quedado, en gran parte, relegado comparado con otras épocas históricas.
No se puede adivinar (o sí?) si el siglo XXI será el del florecimiento del Arte de la Magia. Las asociaciones, los congresos mundiales y regionales, las publicaciones de libros y revistas, la gran cantidad de páginas web dedicadas al tema, todos estos son elementos que debemos aprovechar todos los amantes de la magia para lograr que así sea.

Comments

comments

Comments

comments

2 Comments

  1. gand

    17 abril, 2010 at 5:08 pm

    si interesante como para darce cuenta la evolucin y comprender su comienzo…
    muy buena la lectura no esta demas alimentarse de todo en lo k uno como principianta kiere adentrarce.

  2. Pingback: Bookmarks about Apuntes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>