El gancho

By  |  8 Comments

magiaHubo un momento en mi vida donde la magia pasó a un segundo plano, un momento donde consagré mi vida al arte de la escritura de novelas de ciencia ficción. Cada día me encontraba escribiendo historias sin parar, las escribía y las enviaba a una rara imprenta de revistas de la que nadie había escuchado y que usualmente no me pagaba con dinero sino con ejemplares de mis propios libros, y recuerdo estudiar de libros y revistas especializadas buscando el secreto de cómo ser un mejor escritor.

Pero, como en la magia, el verdadero secreto de escribir es que no hay secreto, una buena escritura es el producto de más y más trabajo, las cosas intangibles como la inspiración juegan un rol menos importante y, también como en la magia, nadie te puede enseñar como escribir, no hay atajos. Nadie puede convertirse en un mago o en un escritor de la noche a la mañana.

Logras un buen nivel encomendándote y trabajando duro. Ambas son artes solitarias que se basan en una disciplina nacida del amor, y ambas tienen el mismo objetivo; crear a partir de tu esfuerzo solitario algo que llegará a otros y los impactará positivamente.

Aunque no se puede enseñar como escribir buenas novelas de ficción, existen ciertas técnicas que pueden facilitar el trabajo y pueden ser fácilmente adaptables a nuestra magia.

Tomen por ejemplo los cuentos cortos. Los nuevos escritores tienden a pensar que escribir un cuento corto es mucho más fácil que escribir una novela. Después de todo, sólo estás lidiando con un monto limitado de palabras que pueden ser escritas en papel en cuestión de minutos. Debería ser más fácil que escribir una novela completa de 300 páginas.

Pero en realidad para la mayoría no lo es. Debido a la poca cantidad de palabras con las que cuentas, cada una de ellas es importante, debes intentar crear personajes delimitados y reales, establecer un argumento creíble y atractivo, y además llegar a un clímax en cuestión de unas pocas páginas. Sería el equivalente para un mago de tratar de convencer a una audiencia de que es el mejor mago del mundo con sólo un efecto en vez de un show entero. Escribir un buen cuento corto es verdaderamente un reto.

De todas maneras, existe una fórmula para escribir historias cortas que todos los escritores siguen de una manera u otra, y una de las partes más importantes es conocida como “el gancho”. El gancho es la primera línea de la historia, y la idea de una buen gancho es que sea lo suficientemente provocativa como para que impulse al lector a leer toda la historia.

Dependiendo del género, el gancho puede ser obvio o extremadamente sutil, pero siempre está allí. Aquí les doy un ejemplo.

“Ted observó estupefacto la sangre en sus manos y se preguntó qué pudo haber pasado… y que haría ahora.”

Sé que no es un gancho muy artístico, pero es suficiente para que entiendan lo que digo. El lector se enfrenta a una serie de preguntas sin responder ¿Qué hizo Ted? ¿Porqué hay sangre en sus manos? ¿Qué hará ahora? el interés del lector ha crecido y leerá el resto para descubrir las respuestas. Ha quedado “enganchado”.

Como magos podemos emplear la misma técnica al construir una presentación. Podemos crear una línea introductoria que haga que el espectador se sienta motivado a observar todo el efecto.

Ahora, para lograr que esta técnica tenga un impacto importante, debe hacerse en forma de pregunta. Cuando le preguntamos algo a alguien, esa persona está forzada a prestar atención a lo que sea que hagas. Aquí pondré dos ejemplos.

Haré algo de magia para tí con cuatro cartas rojas y el as de picas.

¿Crees que un naipe pueda matar a un hombre?

En el primer ejemplo, le sería fácil a la audiencia ignorar por completo el efecto. y el efecto pierde mucho poder. No son parte del truco sino que son meros espectadores, les mostrarás algo solamente. En el segundo ejemplo ellos se enfrentan a una pregunta provocativa que engancha la mente y no es algo que se pueda ignorar fácilmente ¿Podrá una carta matar a un hombre? ¿En qué manera? ¿Me mostrarán cómo? La audiencia se ve incluída en el efecto, has “enganchado” su interés y te seguirán hasta que el efecto termine.

Incluso cuando no plantees la frase de introducción como una pregunta, todavía puedes crear interés con un poco de audacia.

Compara estos ejemplos:

Ahora haré magia con cuatro monedas de 50 centavos.

Ésto es algo que siempre fue un misterio para mí.

En el primer ejemplo has dicho todo y el efecto en sí no cobra ningún sentido especial. En el segundo ejemplo estás diciendo que es un misterio genuino y que lo que vas a hacer será interesante. Después de todo, es un misterio para tí, el mago, entonces debe ser algo extraño y muy poderoso y una vez más, el interés de la audiencia se ha visto asegurado, has logrado atrapar al público.

En conclusión, el gancho es una herramienta poderosa para capturar el interés de la audiencia y los introduce en el efecto. Por supuesto, una vez que has captado su atención, debes realizar un efecto que valga la pena. Si dices “Ahora verán uno de los trucos de magia más impactantes que existen” y haces algo muy simple o usado, perderás a la audiencia irremediablemente. De hecho, puedes lograr un efecto totalmente contraproducente. Así que preocúpate de realizar efectos que valgan la atención, y usa alguna técnica para resaltar los efectos y convertirlos en actos de magia memorables.

17 de setiembre 2007
Jim Coles
(jim@unexpectedwonders.com)

Gracias a Jim por su autorización para traducir y publicar esta nota! Pueden visitar su sitio en www.unexpectedwonders.com

Comments

comments

Comments

comments

8 Comments

  1. Cortés

    26 septiembre, 2007 at 8:25 pm

    La magia del deseo nunca falla (dinero, objetos personales, sentimientos,….)

  2. Ella

    26 septiembre, 2007 at 6:03 pm

    si hay dinero en juego (apuestas) seguro que captas la atencion :)

    muy buena informacion mancuel ;)

  3. J. P.

    26 septiembre, 2007 at 5:55 pm

    Es así como tu dices Manuel. La verdad es que Jim tiene la habilidad de poner en palabras muchas de las cosas que pensamos, por eso vemos artículos suyos tan seguido en el blog.

  4. Manel Vicenç

    26 septiembre, 2007 at 10:51 am

    En mi opinión el gancho inicial se puede obtener usando diferentes medios:

    1-Atractivo del artista: Por su hermosura natural, por su estravagancia, por su aspecto misterioso o intrigante, por su forma de vestir, su forma de moverse o actuar… La imagen del artista ha de llamar la atención, nos ha incitar a quedarnos a ver que nos puede mostrar.
    2-Cuestiones que plantea al publico, usando la palabra (como se indica en artículo) o gestos. Por crear un misterio o una situación graciosa, por creanos una emoción, por asustarnos…
    3-Mediante el mostrar objetos que crean curiosidad cajas de colores, espadas, amuletos, florituras… objetos bonitos, peligrosos, misteriosos, graciosos…
    4-Combinaciones de varios de los anteriores puntos.

    E igual que gancho, el mal uso de cualquier punto, en lugar de atracción se puede conseguir indiferencia, o lo que es peor, repulsión.

  5. Cortés

    25 septiembre, 2007 at 11:06 pm

    También pienso que es importante usar esas frases o a veces gestos simplemente para captar la atención del público.
    Como dice Tamariz la mirada, la voz, las manos, el cuerpo y los pies son cinco puntos básicos para conseguir un perfecto gancho con el público.
    Recomiendo altamente leer su libro “Los cinco puntos mágicos”, uno de mis libros favoritos.

    Un saludo

  6. NANOELMAGO

    25 septiembre, 2007 at 10:54 pm

    no, yo creo que lo que de lo que se habla es del gancho inicial, es decir interpreto que la primera frase es el gancho y eso valida poder decir las demas, es decir, la primer frase deja un campo abierto, la segunda puede ser reveladora como lo del juego cn cartas rojas y el as, pero el campo espectante ya quedó abierto.
    Muy valido lo que aclaras Ella.

  7. Ella

    25 septiembre, 2007 at 10:48 pm

    la capatacion de la atencion tambien puede ser al crear una reputacion,esto hace que el espectador sienta curiosidad por ver nuestra magia…
    recurrirdo a la añoranza: “os hare un juego que me enseño un viejo maestro”

    “Haré algo de magia para tí con cuatro cartas rojas y el as de picas.

    ¿Crees que un naipe pueda matar a un hombre?”

    esta introduccion me gusto bastante, pero aun asi,por si se malinterpreta, el hecho que uno se decante por la 2º frase no quiere decir que luego no se diga la 1º

  8. NANOELMAGO

    25 septiembre, 2007 at 10:16 pm

    Muy Bueno!!!! es algo que yo a veces he usado pero sin saber de su existencia, quizas por instinto? no lo se, pero ahora qeu entiendo bien su origen y su sentido, creo que es hora de afilar mi gancho y aprender a no abusar de él. MUY interesante!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>