Público difícil

By  |  3 Comments

Este artículo de Scott F. Guinn fue traducido y es publicado con permiso del autor y Online Visions

Scott F. GuinnSi actúas por dinero, te garantizo que tarde o temprano, tendrás un show difícil. Hablo de uno de esos shows donde preferirías estar en el sillón del dentista haciéndote un tratamiento de conducto sin novocaína ¿Qué hacer en esos casos?

He oído (repetidamente) en foros, clínicas, convenciones y sesiones ese viejo cliché “no exista tal cosa como un mal público, sólo existen los malos magos!” Creo que hay algo de verdad allí, pero no creo que sea una verdad absoluta. En otras palabras, creo que a veces nos encontramos con un mal público.

Una vez tuve un show para un grupo de personas que trabajaban con maquinaria pesada y era la última noche de una conferencia. Estaban ebrios y acababan de cenar y seguramente alguien había dicho “Cuando el mago termine iremos todos al cabaret!”, los 45 minutos que duró ese show fueron muy duros.

Tuve otro show donde estaba actuando en la fiesta de graduación de un colegio privado muy caro. Fuí a las 3 de la mañana. Todos los chicos conducían autos mejores que el mío. Estaban excitados, cansados y sentían que la magia era para niños. Ese era un público difícil!

Otra vez, estaba haciendo una fiesta de navidad para los empleados y sus familias de una gran corporación. Había mucha tensión entre la gerencia y los trabajadores. Ambos lados estaban allí y habían bebido mucho por más de tres horas. Incluso tuve un par de peleas durante mi acto! Ese es un público difícil!

Y una vez estaba actuando en un club, era mi cuarto show allí en 18 meses. Las primeras tres veces fue un éxito. Pero la cuarta vez justo después de ser presentado, el tipo más grande que haya visto comenzó a insultarme y lanzarme cosas amenazando con matarme a mi y a cualquiera que se pusiera en su camino. Ese es un público difícil!!!

A través de los años, he hecho literalmente más de mil shows, casi el 75% de ellos se realizan gracias a referencias y repeticiones. Regularmente me aplauden de pie al final de mis shows. Hago un show que funciona para todo tipo de público. Sé que es un buen show. Y también sé cuando las cosas pueden salir mal y como evitarlo. Y todavía así, sigo encontrándome de vez en cuando con un público difícil.

La mayoría de las veces, la audiencia simplemente necesita “entrar en calor”, y para el final del show, ya son míos. Pero a veces… así que ¿Cómo evitar que esa vez no sea ésta?

Cuando es posible “recluto soldados”. Eso es lo que hice en los dos primeros shows que mencioné. No fue fácil, y era como rogar que la gente me hiciera de asistente. Pero lo logré con éxito. Me enfocaba en unas pocas personas que estaban realmente disfrutando el show. Si un tipo de trucos no lograba buenos resultados, los sacaba del repertorio y luego descartaba también todos los tipos semejantes de ilusiones. Al contrario, cuando un acto gustaba, trataba de seguir con él, recibía mi cheque y pedía perdón por no haber gustado tanto. En esos casos la persona me agradecía por ser tan profesional y se disculpaban por la reacción de las personas.

En los otros dos ejemplos, bueno, es una historia diferente, mi seguridad y la de otros estaba en juego. en mi contrato expongo que necesito un lugar seguro para realizar mi labor. En el tercer evento que describí, miré al jefe y le dije “Debes hacer algo al respecto”, cuando no lo hizo, le dije “No puedo trabajar así” guardé mis cosas y me fuí. En el último caso, esperé mientras el gerente llamaba a la policía y le dije al agresor (que estaba en libertad condicional) que la policía estaba en camino. Él se fue y pude seguir con mi show.

Es legítimo que te evalúes después de cada show, trata de ver que podrías haber hecho mejor. Pero a veces no hay nada que pudieses haber hecho mejor porque una persona en particular (o varias) no querían que hicieras bien tu show. Esa audiencia hubiese tratado de la misma manera a Houdini o a Copperfield. Entonces, debes saber que habrán días mejores. Pero si la seguridad se pone en riesgo, mejor estar seguro que arrepentido!

Scott F. Guinn (scottfguinn@msn.com)

Comments

comments

Comments

comments

3 Comments

  1. J. P.

    14 septiembre, 2007 at 7:32 pm

    Esa es una muy buena estrategia, Cortés.

  2. Cortés

    14 septiembre, 2007 at 12:35 am

    Tengo la suerte que solo me tocó 2 shows dificil en los 3 años que llevo haciendo espectáculos.
    Fue parecido a lo de Nano. Eran en dos barrios bastante conflictivos.
    En el primero hice lo mismo que nano, pare el espectaculo, me senté en el borde del escenario y dije lo mismo que dijo Nano, seguido de un “Y el resto quereis seguir viendo magia verdad??” y todos “siiiiiiiiiiiiiiiiiii!!” Con lo que problema solucionado.
    La segunda vez fue peor, porque el barrio este si que era conflictivo, donde actuaba estaba al lado de un parque lleno de drogadictos, y la entrada al recinto donde actuaba era gratuita, de tal manera que vinieron e intentaron boicotearme el espectáculo, esta vez me callé (más que nada por mi propia seguridad y por la de mi coche)….pero el resto del público entendió la situación y me mostró mucho apollo, sus aplausos contrarestaron los comentarios d los borrachos y colgados.
    Yo creo que lo mejor ante un sector del público conflictivo, es ganarte al resto del público, y serán ellos mismos los que frenaran a ese grupo, los cuales terminarán relajandose.
    Otra idea es sorprenderles con algún efecto, sacarles a escena, “ridiculizarles” con alguna broma, y sorprenderles de verdad con el efecto, si te ganas a uno de ellos te ganas al resto de su pandilla.
    Ultimamente lo que suelo hacer siempre, aunque parezca arriesgado, es sacar al principio a alguno de estos espectadores complicados y ganármelo con el efecto mágico y mostrando cercanía con él, y como digo…una vez que te ganas a uno, te ganas al resto.

    Un saludo

  3. NANOELMAGO

    13 septiembre, 2007 at 11:20 pm

    uuuuffff, que feo debe ser!!!!, yo solo tuve una vez, no un publico difícil, sino un solo espectador difícil, un muchachito borrachito que se sentía engañado por la magia, y me “quemó” un par de juegos. Detuve mi actuación de entrecasa, generé un ambiente denso y silencioso y le dije; Mira, los juegos que vos estas descubriendo yo ya los conozco, conozco las técnicas y las ejecuto para divertir a los demás, no tengo ningún interés en saber si las descubrís o no, porque no son acertijos, son ilusiones, y lo único que logras es cagarles el showcito, no a mi, a todos los demás que están muy bien predispuestos a dejarse ilusionar porque tienen esa capacidad y que solo es típica de quienes tienen poco alcohol en la sangre y un buen discernimiento.
    No se escuchó ni el vuelo de una mosca, el tipo se sentó y no volvió a pestañear en toda la noche. Es cierto, por mas que a veces uno haga todo lo posible, es factible encontrarse con alguien o con algunos con ganas de estropearlo todo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>