El último escape de Houdini: La entrega de su cerebro

By  |  0 Comments

El Cerebro de HOUDINIDespués de que Harry Houdini murió en noviembre de 1926, abatido por la ruptura su apéndice, el mago más famoso del mundo, realizo un ultimo escape: la colección anatómica de la Institución Smithsonian.

La primavera, antes, durante la última visita de Houdini a Washington, DC, hizo una visita al laboratorio del Dr. Ales Hrdlicka, del Instituto Smithsoniano de Antropología Física.

Hrdlicka ha institucionalizado la Antropología Física en el Instituto Smithsonian, con su llegada en 1904, bajo la colección de los restos humanos de los estadounidenses de los pueblos indígenas, europeos, africanos, asiáticos.

Estudió la correlación de rasgos físicos hereditarios en la historia de la la migración a las Américas y la variación documentada en los organismos a través del tiempo.

Fue con ese fin que había invitado a Houdini en su tercer piso en el Museo Nacional. Hrdlicka había examinado otro artista del escape y, “encontró a este hombre medio anormal físicamente … esperaba encontrar estas anomalías aún más marcadas en el caso de Houdini,”.

Sin embargo, en la presentación de las mediciones, Houdini dejó confundido al antropólogo físico tres veces.

En primer lugar, Hrdlicka avanzaba con preguntas acerca de su ascendencia. En ninguna las notas de la reunión almacenadas se admite que nació en Appleton, Wisconsin. Desde luego Houdini, no divulgó que él había nacido en Hungría como Eric Weisz, hijo de un rabino que emigró a los Estados Unidos en 1878, cuando Houdini tenía cuatro años.

Luego, se reveló que esa “extraña habilidad para llevar a cabo lo que parecía imposible no fue el resultado de alguna anormalidad física”, sino que eran “los resultados puramente de una mentalidad superior y la práctica incansable”, al igual que Houdini había afirmado siempre.

Mientras las pinzas de Hrdlicka atravesaron el cráneo de Houdini cual araña en frío, haciendo mediciones de la cabeza, comentó a Houdini que tenía un cerebro maravilloso y que, en nombre de la ciencia, debería donar para que expertos del Instituto Smithsonian lo examinaran después de su muerte.

La historia de los restos humanos en el Smithsonian es trágicamente compleja, no exenta de polémica. En el caso del escapista consumado de Estados Unidos, cuando terminó en su visita a Hrdlicka, Houdini entre risas se negó a estar de acuerdo, afirmó al diario Daily News. “Sin dejar de sonreír, tomó la mano de su esposa en el taxi y le dijo:” Si yo muero primero, lo queda de mí le pertenece a usted. Hrdlicka se quedó con su hoja completa de las mediciones, nada más.

Poco más de medio año más tarde, los deseos póstumos del mago se hicieron realidad. Después de su muerte en un hospital de Detroit el 31 de octubre, fue puesto en un ataúd de bronce y enviado a Nueva York, donde él y su cerebro se embalsamaron y enterraron junto a su madre en el cementerio judío Macpela.

A pesar de Bess, su esposa, fue enterrado por separado en un cementerio católico cuando falleció diecisiete años más tarde, hacía tiempo que se había beneficiado de la herencia de los secretos de sus grandes trucos, una sexta parte de su patrimonio, y un pago de 50.000 dólares en seguros de vida- ganó después de demostrar que un estudiante forzudo golpeó al mago en su camerino de Montreal, aludiendo que era probable que su apéndice se rompa.

A cambio, ella cumplió uno de los detalles más específicos de su voluntad: entregar su enorme biblioteca de magia, el espiritismo y la demonología, valorado en 30.000 dólares, qué ahora es valorada en al rededor de 370.000 dólares de hoy en la institución de Washington.

Fuente

Comments

comments

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>