¿Magia para profanos o para magos?

By  |  2 Comments

El otro día leyendo un foro de magia, me llamó la atención la pregunta de alguien que cuestionaba las competencias de magia, bajo el argumento de que si los jueces fueran profanos ninguno de los ganadores quizás ganaría (en el caso particular de su comentario, él se refería a la última convención del la IBM). Y como para él la magia es para los espectadores, entonces ¿cuál es la gracia de campeonatos donde los jueces son magos? ¿Para qué existen estas competencias?

La magia es para los espectadores. Esto es correcto. Pero… a veces los espectadores ¡son magos! Y si es así, ¿no vas a entretenerlos por tal motivo? Más allá del tema de las competencias mágicas, pienso que la magia es un arte y la apreciación que pueden hacer del arte los artistas que lo comparten no es la misma que la del público sin conocimientos ni experiencia en el “hacer”. Los profanos no pueden apreciar todos los aspectos del arte de la magia y como magos, muchas veces, queremos no sólo maravillar al público sino desafiarnos en nuestra capacidad y experiencia frente a nuestros colegas. Si eres un mago que trabaja fool time haciendo shows, entonces tu magia es para profanos. Hay algunos magos que trabajan fool time para magos. Hay gente que hace magia sólo para entretenerse. Hay otros que hacen magia con el único objetivo de engañar a magos. Lo que haces con la magia es asunto tuyo y nada más.

Si trasladamos esto a las bellas artes, podríamos pensar en dos cuadros, un original y una falsificación. Alguien que no sabe nada de pintura no notará, posiblemente, la diferencia. Y un experto en arte podría claramente distinguirlos y explicar qué hace al original tan inigualable. Obviamente, aquí cabe preguntarse algo más general y muy subjetivo: ¿nos importa que un cuadro que nos gusta sea original o “falso”? ¿es tan importante la técnica con el que se pintó y el sello del original? En el terreno de la magia, podríamos pensar de la misma forma, en el sentido de lo que a muchos les parece que un “arte de entretenimiento” tiene como objetivo y tiene que ser medido como tal y entonces lo único que importa es si entretiene al espectador. Si lo hace, es bueno y si no, es malo. Tan simple como eso. Hay diversas opiniones al respecto entre casi todos los magos.
Pero no olvides nunca que la magia no es sólo para entretener a los profanos sino ¡también a los magos!

Oskiper

Comments

comments

Comments

comments

2 Comments

  1. Nicolas

    19 febrero, 2009 at 12:10 pm

    estoy de acuerdo contigo, yo no soy mago y no puedo distinguir muchas sutilezas que un mago puede, pero me gustaria que en el jurado hayan magos profesionales y un aficionado a la magia que tenga mucha cultura sobre el tema.

    Saludos.

  2. cabeto II

    9 febrero, 2008 at 10:14 pm

    Cordal saludo

    No hay nada mas divertido que despojarse de esa investidura de mago, cuando se esta dentro del publico en un show, en una gala, incluso en un concurso de magia.

    El papel del publico debiera ser siempre disfrutar de la ilusion que produce el espectaculo, dejarse deslumbrar, sin preguntarse porque?, ademas por que si lo hiciese, se desgastaria tratanto de buscar respuestas que muy seguramente no encontrara. dichoso el profano que se divierte y simultaneamente compensa plenamente la espectativa de quien se esta esforzando desde el escenario.

    Mas dichoso aun el mago que como espectador se deja llevar por su colega y muestra tambien asombro y admiracion por la ilusion. ademas por que adicionalmente respecto del profano, al aplaudir esta reconociendo habilidad, tecnica, presentacion, etc. etc.

    gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>