La magia de la mente humana

By  |  3 Comments

Artículo escrito por Bary Gordemer, productor de la edición matutina de la National Public Radio (EE.UU.)

18 de agosto, 2006 · Yo fui un mago profesional por 15 años. Conocía más trucos que los que puedas imaginarte. Podía hacer desaparecer cosas, reaparecerlas y flotar en el aire. Conocía trucos de naipes, de monedas, y cómo materializar una paloma viva de la nada.

Ciertamente, no era Dai Vernon o David Copperfield. De hecho, si supieras cómo hacía la mayoría de mis trucos, quedarías totalmente des-impresionado. Como un montón de magos dicen: “no es nada que no puedas hacer por $19.95”.

Efectivamente, hay un montón de efectos hechos para expertos en habilidad con las manos… cosas que pueden llevar años a un maestro. Pero el grado de dificultad no importa. Usualmente, el secreto detrás de los trucos más misteriosos es generalmente muy, muy simple.

A Dolly Parton le gusta decir: “cuesta mucho dinero para que parezca tan barato”. Yo descubrí que se necesita un verdadero genio para crear simplicidad.

Por más de 60 años, la tienda mágica de Al Cohen funcionó en Washington. Ahora él está retirado, pero a sus 80 años todavía sonríe como un pequeño muchacho pícaro. Cohen es un maestro de la “misdirection”, el arte de evitar que la audiencia mire justo cuando tú haces la parte más dura del truco. Escuché historias de un mago que distraía a su audiencia haciendo caminar a un elefante a través del escenario. Lo de Cohen es mucho más simple. “Por ejemplo, si estoy haciendo un truco de naipes, pregunto al tipo: ‘¿alguna vez viste esto antes? Él me mirará y dirá: ‘No’. En el momento en que él levantó la vista (y no estaba mirando más mis manos) yo hice mi movimiento. Él nunca vio nada. Yo engañé a un montón de gente de esa forma”. Y Cohen no necesitaba limpiar un escenario por el que había pasado un elefante.

Uno de los trucos más antiguos en la magia es Tazas y Bolas. Data del antiguo Egipto. Tres pequeñas bolas desaparecen y aparecen bajo tres tazas comunes. No hay humo, espejos, puertas con trampa, efectos digitales. Las Tazas y Bolas se basan únicamente en la habilidad de las manos y en la “misdirection”… algo bastante fácil, realmente. Pero el truco aún continúa sorprendiendo literalmente a miles de personas años después. Hablamos de genialidad!

Durante años, cuanto más aprendía a engañar gente, más comencé a creer en la magia “real”… la magia de la mente humana. En mis días de actuación, amaba mirar las caras de la audiencia justo en el momento en que el truco alcanzaba el momento culminante. Por un instante, un nanosegundo, podías ver en sus ojos que ellos realmente, sinceramente, creían en la magia. Allí hay un momento de silencio demasiado pequeño para medirlo, entonces los aplausos (primero menos y después más fuertes), al tiempo que se disuelve la sensación de maravilla. Nunca olvidaré esos momentos. Estoy convencido de que la gente quiere creer en lo imposible. Quieren milagros, no importa que sean pequeños.

Al Cohen me contó su momento favorito como mago: “Hice un truco para un pequeño niño. Probablemente tenía 5 años. El me miró y me dijo: ‘Yo sé cómo hiciste eso’. Yo le dije: ‘¿Cómo?’. El me contestó: ‘Usaste la magia’. Nunca escuché una explicación mejor.”

Yo tampoco.

Fuente: Sitio web de la National Public Radio (EE.UU.)

Comments

comments

Comments

comments

3 Comments

  1. melanie

    13 junio, 2009 at 9:08 pm

    hola,me gustaria que apesar de mi edad pudiera hacer magia y no solamente trucos sino que sentirme como una verdadera maga y tener poderes y esas cosas xau

  2. humberto castellanos

    1 octubre, 2007 at 1:42 am

    excelente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>