Lo que se viene – Magialdía 2008.

Tuve el placer que hablar con Patxi, una de las organizadoras del XX Festival Magialdia de Vitoria-Gasteiz que se realizará desde el 15 al 21 de Septiembre. Uno de los festivales con más historia amerita una buena cobertura y por eso esta nota.

BDM: Bueno Patxi, cuéntame un poco acerca de la historia del festival.

Patxi: El festival comenzó hace aproximadamente 20 años. Comenzó como un círculo mágico de unos pocos, y vimos que en las ciudades cercanas ya existían y solían organizar cenas entre ellos, con actuaciones a los postres, y en las que se reunían un buen número de amigos de otras ciudades.Nosotros quisimos hacer lo mismo, pero con una particularidad, pediríamos una cantidad de dinero al ayuntamiento, para que la cena de todos los magos que vinieran a visitarnos, fuesen o no conocidos, resultara gratuita. A cambio, nosotros ofrecíamos un espectáculo abierto al público.

Los artistas, naturalmente, no cobraban más que los gastos, es decir: ningún caché. Pero les hacía gracia que con su trabajo se dieran una opípara fiesta sus colegas.

Y así empezó todo. Cada año mejorábamos en la calidad del espectáculo, en el número de visitantes, en la cantidad recibida de las autoridades… Se fueron produciendo pequeños saltos, hasta que ocurrió el más importante: la celebración del Congreso Nacional de Magia en Vitoria, que nosotros organizamos. El resultado fué tan satisfactorio (muchos dicen que entones se vieron la mejor gala de escena de su vida), que decidimos convertir al festival en un referente internacional y por último, el año pasado, el alcalde de Vitoria decidió que MAGIALDIA se convirtiera en un proyecto estratégico de la ciudad, por el que Vitoria fuera conocida en todo el Mundo.

BDM: Me contaste que el objetivo del festival es mostrarle a Vitoria el mundo de la magia, cuéntame un poco sobre la reacción del pueblo.

Patxi: La ciudad se viste para dar la bienvenida a los magos que nos visitan (hablamos de unos 400 turistas de excepción): se colocan banderolas con el cartel de Magialdia en las farolas de las 4 avenidas que son principales entradas a la ciudad (y no son pocas; seguramente en cada avenida haya del orden de 30 banderolas de aproximadamente 1’5 mtros de largo, por otro tanto de ancho, que se colocan a más de 3 metros de altura), en el centro de la ciudad se colocan postes informativos con el programa… etc. Pero lo más importante es el público. Como magos asistentes a la sección congresual de Magialdia, portan una tarjeta identificativa al pecho, los ciudadanos normales les saludan como si les conocieran, y les hacen comentarios sobre la magia y el festival, les piden juegos de magia, y les presentan a sus hijos. Todo desde el máximo respeto, pero es impresionante. Los espectáculos se llenan por completo, hasta el punto de que las entradas de la Gala de Escena del año pasado, estuvieron solo 10 minutos en la taquilla. Eso fue lo que nos decidió este año a repetirla.

Y lo mejor es que los vitorianos entienden de magia, aunque no sean magos. Tantos años viendo una magia tan variada, les ha ayudado a formar criterio. Yo pregunto siempre a unas cuantas personas que no saben nada de magia. Las preguntas son simples: cuál ha sido el mejor mago, y cuál el peor. Y siempre coinciden conmigo, no buscan el “secreto” sino que disfrutan de la maravilla.

BDSM: La lista de los magos que se han presentado en ediciones anteriores es impresionante…

Patxi: Estoy pensando que a Vitoria han venido primeras figuras de la Magia, a veces en momentos muy especiales, por ejemplo: Sylvester the Jester no había salido de USA,(salvo su concurso en el FISM de Yokohama) hasta que le contratamos aquí.Lo mismo ocurrió con Darren Romeo, que luego fue una estrella en Las Vegas, apradrinados por Sigfried & Roy. Juliana Chen nunca había venido a Europa hasta que la contratamos nosotros y muchos magos españoles tuvieron una activación importante de su carrera a consecuencia de su trabajo en Magialdia.

En resumen, Magialdia es un festival que promete ser inolvidable, son pocas las ocasiones de poder ver realmente a una ciudad vestida de fiesta y tan llena de magia, yo ya estoy haciendo mis valijas, ¿y tú?

Comenta Aquí!

Deja un comentario

Tu email no será publicado Campos requeridos *