Antwan Towner / MIRACLE

By  |  0 Comments

Una mano llena de trucos

Y una cabeza para los negocios
Eso es lo que un joven hombre está inculcando en un nuevo emprendimiento para inspirar niños.

Antwan Towner aprendió de chico que la vida se construye de acuerdo a las decisiones personales.
La madre de Towner hizo elecciones que a veces la dejaron incapacitada para cuidar de su joven hijo. Él pasó por distintos hogares hasta que tuvo 5 años, edad en la que lo devolvieron a ella. “Aprendí de las elecciones de mi madre no mirándolas como errores, sino usándolas como herramientas de aprendizaje”. Towner, de 24 años, dijo: “Sus elecciones me enseñaron a ser más responsable con mis propias decisiones en mi vida”.

Su madre hizo lo mejor que pudo y Towner recuerda su infancia como feliz. El juego de la mancha (o los rótulos) con su hermano y primo podían distraerlo del alcoholismo de su madre, dijo. Aún cuando la empresa de electricidad les cortó la luz, el niño todavía tenía sus cartas Uno. “Cuando eres chico no sabes que eres pobre. Sólo sabes que eres diferente de otros niños”.

Towner, quien recientemente se mudó a Brandon, es el fundador de MIRACLE (siglas en inglés de Magos Inspirando un Cambio Radical Activo por la Excelencia de Vida / Magicians Inspiring Radical Active Change for Life Excellence). El nuevo grupo sin fines de lucro busca llevar a los hogares el principio de realizar elecciones positivas en la vida. Ellos quieren que los niños sepan que creer en una vida sin bienestar es crucial para hacer que eso suceda.
“MIRACLE ayudará en forma directa a adolescentes y jóvenes adultos utilizando mensajes de inspiración que se vean en presentaciones de magia interactivas”.

Inspirado por el propietario de una tienda

Antwan tenía 4 años y vivía con sus padres adoptivos. Sus sucios jeans tenían agujeros. Su camisa era de segunda mano. En un living del tamaño de una cama pequeña, vio en televisión cómo David Copperfield hacía desaparecer a una mujer.
Había encontrado su camino. En Pórtland, donde creció, Towner pasó todo su tiempo libre en una tienda de magia. Allí encontró su más grande insipiración, un vendedor llamado Jim Pace.

Pace, un mago establecido, tomó a Towner bajo su ala. “Siempre le dije que debía hacer magia porque en ese tiempo no había magos negros famosos”, dijo Pace. “Los pocos que había no tenían el carisma o la buena presencia natural que tenía Antwan”. Pace estaba impresionado con la habilidad de Towner para las ilusiones con naipes. Cuando Towner aprendió por sí mismo el truco de naipes largo y complejo llamado “Sam el Botones”, Pace se mostró particularmente maravillado. Towner había visto ese truco en televisión. Grabó el programa y lo aprendió viéndolo una y otra vez en cámara lenta. “Es un truco increíblemente complejo para hacer incluso si alguien puede enseñártelo”, dijo Pace. Éste le mostró a nuevos trucos, avanzando sólo cuando el joven aprendía perfectamente el anterior.

Towner pasó mucho tiempo en la biblioteca de un colegio secundario tratando de aprender cuanto podía para impresionar a Pace. Hubo un libro en particular, “Ahora lo ves, ahora no” que Towner nunca había visto antes. “En mi mente ese libro era mi gran secreto”, dijo, “pero en realidad todo el mundo lo conocía”. El libro tenía todo lo que él quería conocer. Era demasiado caro pero él tenía un plan. “Yo, siendo el farsante que era, sabía que si ‘perdía’ el libro sólo debería pagar un impuesto de $9”, dijo Towner. Todavía tiene el libro.

Nació un negocio

Cuando tenía 12 años, su madrastra insistió en que el joven vaya a vivir con ella y con su padre. Se mudó del pequeño departamento de su madre en Portland a la casa de su padre, un veterano de la fuerza aérea, que creía en la pulcritud y en el orden. Towner dijo: “Yo no estaba acostumbrado a nada de eso. Él probablemente pensaba que yo era un pequeño cerdo”. Pero la transición fue más fácil cuando acomodó su habitación, el primer espacio que tenía para sí mismo”. Era una pequeña habitación con un escritorio grande laminado. Una vieja computadora ocupaba su superficie. No obstante, Towner transformó el espacio en su pequeña oficina y usó la computadora para crear una tarjeta de presentación. Lanzar el negocio le dio optimismo. Cualquier podía triunfar, no importaba su pasado. “Creo que cosechas lo que siembras. Siempre ando por ahí tratando de sembrar buenas semillas que en el futuro se convertirán en algo fructífero”.

Al crecer, el joven empresario tuvo poca paciencia para la escuela. “La escuela estaba enseñándome sólo cómo trabajar para otra gente”, dijo.

Metas diarios, larga visión

Towner dejó Oregon por Brandon en julio. El mago vio un gran potencial en una ciudad tan cercana a Tampa y Orlando.
“Vendí todo. Mi familia estaba shockeada”.
En dos días consiguió un trabajo actuando en la Casa de Brandon Ale. El manager del restaurant Derek Bailey dijo: “El es tan impresionante. Nosotros tenemos clientes que vuelven y preguntan por él”.

Cada día una nueva oportunidad

Towner viaja por la ciudad en traje y corbata. Y mientras sus pares se refieren a sus amigos hombres como “tipos” o “individuos”, Towner llama a sus conocidos masculinos “caballeros”.
Cada mañana escribe en un bloc amarillo sus metas diarias. Guarda el bloc en su maletín de cuero negro, su color favorito. Ahora su bloc amarillo está lleno con planes para MIRACLE. Está el plan de negocios que tiene que completar. Necesita encontrar sponsors, socios y mentores. Espera que MIRACLE esté funcionando dentro de seis u ocho meses. Pace tiene fe en que el objetivo de su estudiante triunfe. “Si Antwan lo quiere trabajará muy duro para conseguirlo. Antwan mostró lo que la perseverancia puede hacer si mantienes tus objetivos delante de ti”.

Fuente: St Petersburg Times

Comments

comments

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>